no sabía de la depresión posparto

Una madre hablándole a su hija, quien padece de anorexia:

“Cuando eras bebé, no te abracé suficiente. No creé un vínculo contigo. Y claro, es verdad, no sabía de la depresión posparto.

Jean Williamson [quien fue un apoyo para mí en tu enfermedad] piensa que sería sanador para ambas si me dejaras que te alimentara.”

Planteamiento interesante de la película «To the bone» de Marti Noxon, talentosa cineasta, famosa por lo controvertido de sus historias.

¿Y si el aumento desmedido de casos con desórdenes alimenticios en las últimas décadas, tuviera que ver con una cierta tendencia a una cada vez mayor desconexión de las madres con ellas mismas y con sus bebés durante el embarazo, parto y cuarentena?

¿Y si esa desconexión de tantas mujeres con sus propios procesos y con sus bebés, así como sus respectivas consecuencias, tuviera que ver con la rigidez y el sometimiento que vivimos, sobre todo las mujeres, cuando aceptamos los protocolos del sistema médico, el cual además hace a un lado otros tipos de medicina, más integrales, orgánicas, empíricas y amorosas?

plantas sagradas de la partería indígena

“la más grande dificultad es la falta de reconocimiento de la labor de la partería, ya con el crecimiento de la ciudad, los hospitales, se fue olvidando también porque el sistema médico está muy en contra de la atención que damos, poniéndole la carga negativa a lo que hacemos las parteras.” 🌺🌿🌾

“yo decidí tener a mis hijos con parteras primero por todas las historias que conocía de madres que habían tenido a sus hijos en hospitales, historias con maltratos y cesáreas… y de las consultas con las parteras yo salía como encantada, como feliz.”

PLANTAS SAGRADAS DE LA PARTERÍA INDÍGENA es un bello episodio de una serie documental que transmite sabias y profundas formas de curar de nuestros antepasados indígenas.

Vale mucho la pena verla pero vale mucho más recuperar esas formas, reconectar con lo natural, con lo orgánico, con nosotr@s mism@s.

cuando una mujer sana, sana una familia

«Las mujeres empoderadas son gente que no puede ser sometida, es gente que desarrolla su propia vida. Una mujer empoderada de su propio ser es una mujer dueña de sí misma, también de sus alegrías, de sus dolores y de sus sueños…

CUANDO UNA MUJER SANA, SANA UNA FAMILIA»

Mamá Andrea Atekokolli

The Performance Sex like Birth

¿Qué pasaría si los bebés se concibieran en las mismas condiciones en las que nacen?

¿Cómo es que la atmósfera, las actitudes y las intervenciones determinan momentos tan íntimos, considerando que ambos están dominados por la oxitocina, «la hormona del amor» según Michel Odent?

Put a couple having sex in the same shoes as a labouring woman in a hospital setting and what do you get?

We highlight how atmosphere, attitudes and interventions can influence birth by comparing it to sex, seeing as how they are both governed by what Michel Odent calls «the hormone of love».

Cortometraje de Gabriella Pacini

Is It Important To Review The “Normal” Way In Which Babies Come Into The World Today?

So much so that many women who have found free, harmonious and healthy ways to give birth, are determined to work as whatever it takes to disseminate options and information that, for various reasons, the medical system denies or limits.

The reason: although we would not have to fight to achieve it, we have to recover our right to live pregnancies, birth and postpartum without the constant fear of negative diagnosis and the probability of danger; safe from excess drugs and tests with various harmful effects; far from the feeling of insecurity and helplessness as they are considered in a continuous state of weakness, very close to illness.

And so it is also our right to experience these natural processes in a free, harmonious and healthy way, with the confidence of having a history of millions of years of women giving birth accompanied by the family, including mothers or grandmothers who are experts in the field.


After the wonderful gift of giving birth at home, in confidence, with my life partner and older daughter, with the force of a storm and a volcano inside me (a feeling that was present for many days), when I listen to stories of «normal» births of friends, peers and strangers, I enter in a deep state between rage and sadness, because what they describe are scenes of torture and mistreatment, worthy of any horror movie with blood, saws, white robes and hospital corridors.

That is why I decided to make an audiovisual story based on my experience, a documentary series (in post-production) that came from a video diary that I kept during my second pregnancy, birth and postpartum, a project that has been transforming and that grows more and more each day. Research and collaborations began to integrate into a network of testimonies, proposals of personal autonomy and analysis of issues related to the possibility of exercising a free and conscious motherhood, which today is a completely revolutionary act.

¿Es importante revisar la forma “normal” en la que vienen al mundo los bebés actualmente?

Tanto que muchas mujeres que hemos encontrado formas libres, armónicas y saludables de parir, estamos decididas a trabajar lo que sea necesario para difundir opciones e información que, por diversas razones, el sistema médico niega o limita. 

La razón: aunque no tendríamos porqué luchar para conseguirlo, nos toca recuperar nuestro derecho a vivir embarazos, partos y cuarentenas sin el constante miedo al diagnóstico negativo y a las probabilidades de peligro; a salvo del exceso de medicamentos y de exámenes con diversos efectos nocivos; lejos del sentimiento de inseguridad e impotencia al estar consideradas en un continuo estado de debilidad, muy cercano a la enfermedad.

Y así también es nuestro derecho experimentar estos procesos naturales de forma libre, armónica y saludable, con la confianza de tener antecedentes de millones de años de mujeres pariendo acompañadas por la familia, incluyendo a madres o abuelas expertas en la materia.


Después del maravilloso regalo de parir en casa, en confianza, con mi compañero de vida y mi hija mayor, con la fuerza de una tormenta y de un volcán dentro de mí (una sensación que estuvo presente durante muchos días), me pasa que cuando escucho algunas narraciones de partos “normales” de amigas, conocidas y desconocidas, me entra una mezcla de rabia y tristeza, porque lo que describen son escenas de tortura y maltrato, dignas de cualquier película de terror con sangre, sierras, batas blancas y pasillos de hospital.

Es por eso que decidí hacer un relato audiovisual basado en mi experiencia, una serie documental (en posproducción) que surge de un videodiario que llevé durante mi segundo embarazo, parto y cuarentena, un proyecto que se ha ido transformando y que crece cada vez más. Investigaciones, colaboraciones y vínculos empiezan a integrar una red de testimonios, propuestas de autogestión y análisis de temas relacionados con la posibilidad de ejercer una maternidad libre y consciente, lo cual hoy en día es un acto completamente revolucionario.